Las marcas usan las emociones de forma estratégica para vender

marzo 14, 2016

Las marcas usan las emociones de forma estratégica para vender

A día de hoy las marcas ya no pueden quedarse en encontrar el eslogan perfecto y servirse de ciertos elementos para posicionarse ante los consumidores. Actualmente, los consumidores esperan cada vez más de las empresas anunciantes y además cosas más complejas.

Los consumidores esperan que las marcas establezcan relaciones mucha más cercanas con ellos, ya no les vale con conocer las marcas, ver que hacen y simplemente conectar con ellas, quieren vínculos más directos y subjetivos con la empresa. Todo ello se ha producido debido al gran impacto de las redes sociales que han sido las causantes de cambiar las formas de relacionarse entre los consumidores y además, el cambio generacional (los millennials) que valoran este tipo de cuestiones por encima de otras. A día de hoy las marcas tienen que ser capaces de crear vínculos y lazos emocionales con sus consumidores y hablar el lenguaje de los sentimientos, como demuestra el hecho de que cada vez se hable más de elementos como las lovemarks o el surgimiento de nuevas corrientes.

Los sentimientos y las emociones, los lazos emocionales que se crean con el consumidor se han convertido en un elemento imprescindible para conectar con los consumidores y adelantarse a sus necesidades entendiendo qué es lo que hace que algo triunfe o no.

Según un estudio de Microsoft “las campañas basadas en las emociones muestran unos más elevados márgenes de beneficio que las que apelan al pensamiento racional”, en él se señala que un 70% de las campañas centradas en las emociones se podían encontrar señales de que estas empujaron al mejor éxito de la campaña. Basado en los datos extraídos por Microsoft en su estudio se pueden sacar las conclusiones de que las marcas tienen que conocer las emociones (qué emociones se quieren despertar y cuáles existen en el mercado), cada emoción puede desatar emociones distintas (hay que tener cuidado con las emociones que se despiertan en el consumidor) y sobre todo tener claro que las emociones venden. La utilizan de las emociones en las campañas hacen que el mensaje se perciba y procese mucho más rápido. Según los datos del estudio, los humanos tienden a procesar las respuestas y estímulos emocionales mucho antes que los racionales, por ello las marcas apuestan por lo emocional logrando mejores resultados.

LEAVE A COMMENT

19 − 16 =