Amir Kassaei (DDB): "La publicidad no va de Big Data, va de grandes ideas"

abril 21, 2017

Amir Kassaei (DDB): “La publicidad no va de Big Data, va de grandes ideas”

Ideas que beben de la creatividad de las mentas más abiertas y visionarias. Esta sería una buena (y poética) definición de lo que es la publicidad. Y esta hace mucho que dejó de ser una simple técnica para vender productos y servicios para convertirse en un vehículo con el que hacer llegar historias a través de las emociones.

Es por esto que, en una era en la que los nuevos consumidores demandan cambios en la forma de relacionarse con la publicidad, tenemos que avanzar un paso más allá.

Y para lograrlo es necesaria la inspiración. Un camino en el que necesariamente tenemos que poner el foco en los mejores profesionales de la industria. Hombres y mujeres cuyo talento y creatividad les han llevado a erigirse como referentes de la industria publicitaria a nivel internacional.

Uno de estos nombres es sin duda Martin Sorrell, CEO de WPP. Uno de los grandes conocedores de la publicidad que tiene claro que lo más importante es trabajar el data, los insights y un buen media planning. Estas son las bases del futuro de la comunicación publicitaria.

“Doing good is good business”

“Doing good is good business”, ha señalado Martin Sorrell durante la celebración de la última edición del Mentes que despiertan mentes. “El propósito social debe estar ahora en el centro de cualquier empresa”.

Sorrell ha realizado una fotografía bastante precisa de la industria publicitaria a nivel internacional. Nos encontramos con un máximo de cinco países controlando las inversiones en manos de dos grupos básicamente.

Un mercado global y conectado en el que el 30% de la inversión digital está ya en manos de Google y Facebook. “Si quieres tener éxito a largo plazo invierte en marca”, destaca.

El CEO de WPP no ha dudado a la hora de afirmar que el mayor enemigo del sector publicitario “se llama Amazon”.

¿Hacia dónde nos lleva el Big Data?

Dejamos las reflexiones de Martin Sorrell para poner el foco en otra de las grandes mentes creativas del sector: Amir Kassaei, chief creative officer de DDB Worldwide. Todo un experto sobre el que el jueves 20 de abril decian en el editorial de Marketing Directo, donde reflexionaba sobre una industria publicitaria que no termina de convencerle.

“Nos movemos últimamente en una burbuja totalmente intrascendente que nada tiene que ver con la vida real. Nos dedicamos solo a cosas que no tienen significado alguno. Algo que se ve claramente en asuntos tan banales como las galas de premios sectoriales y los rankings creativos. Pero también se ve en temas en los que está en juego, por un pésimo marketing o publicidad, la existencia de las personas”, recogíamos en el editorial publicado por marketing directo.

“El futuro es de los valientes”, recalca Kassaei a modo de llamada a la acción para centrarnos en lo que realmente importa.

Amir Kassaei se caracteriza por ser uno de los profesionales más directos y críticos con su industria. Razón por la que desmitifica uno de los conceptos sobre los que más se ha hablado en los últimos años: el Big Data.

“El Big Data es como el sexo adolescente: todo el mundo habla de ello pero nadie sabe realmente cómo hacerlo”. Es por esto que “no se trata de Big Data sino de las grandes ideas”.

“La tecnología es genial pero nunca reemplazará a la humanidad”, expresa Kassaei para quitar de los ojos esa venda tecnológica que tiene la industria publicitaria. Y es que el trabajo de la publicidad no va de conseguir clics sino de “crear influencia”: “creatividad + humanidad + tecnología = influencia”.

Kassaei no duda a la hora de señalar que el objetivo es el de utilizar la tecnología para llegar a las personas a nivel emocional. Se trata de crear herramientas que provoquen cambios en la mentalidad.

El mejor ejemplo de este nuevo camino es que “la expresión personal se ha convertido en la mejor forma de entretenimiento para los jóvenes porque están aburridos”, ha concluido reflexionando David Shyng, el “profeta digital” de AOL.

 

Fuente Marketing Directo